Saturday, 1 March 2008

Carta a alguien que acabo siendo una carta a mí mismo

Pobre chiquillo. Te dejas impresionar tan rápido y tan fácil que te pierdes a cada segundo y pierdes tu identidad cada 60. Cuando lees, oyes, ves un argumento, una sonrisa, una reclamación, un aliento de satisfacción en otros inmediatamente les quitas los zapatos, sin importarte si son bien habidos te los pones patón, a sabiendas de que no te entran, sudas la gota gorda y al final, con dolor te los luces en el espejo. ¡Qué lindo me veo! ¡Esto es para lo que nací! Definitivamente no hay más. Son tan rápidos, tan naturales, tan exactos y asertivos que pareciera nunca han dudado de sí mismos; son magos que sacan las ideas de la nada, de nadie; su cabeza es una fábrica de big bangs que crean universos nuevos con conjeturas, modelos, soluciones e ideas tan sofisticadas que a ti jamás se te ocurrirían, y sin embargo lo explican tan bien que hasta tu les entiendes, seguramente son condescendientes con “small brains” como tú. Por eso quieres ponerte sus zapatos, y vestir su ropa, y manejar sus autos, y poseer sus trabajos, para sentir un respiro de satisfacción.

Ah chiquillo éste, si les vieras más de cerca notarias que existe una minoría a la que le notarías las ojeras, las arrugas, las canas, la mueca tras la sonrisa; y si les preguntaras te dirían que la máquina de hacer big bangs no existe, que lo único que les provee de las ideas es el trabajo, el esfuerzo y que no hay supra humanos. “A mí también me curtió la vida, también me costó trabajo” te dirían serios pero entre risas; “Yo también fui un zoquete, pero la libré” te expresaría uno de los más arrugados. Tal vez así entenderías que no eres tan ajeno a este tu mundo.

Ayer te vi respirando nuevos horizontes, disfrutando el aroma de la satisfacción, como cuando hueles la tierra mojada a kilómetros de distancia, cuando aún no te alcanza el agua. Vives tan ardiente y sediento que ya se te partieron los labios y te arde la piel tanto que te inventas aventuras hídricas. Me da gusto que ayer no sólo olieras el agua sino que también la sintieras y la vieras tan cerca, me da gusto porque es señal de que aún no te has matado.

Ayer me recordaste tanto a mí chiquillo, tanto, tanto, que hoy me acorde que tengo sed.

Te quiero

3 comments:

Anonymous said...

O. K. guey, creo que ha llegado el momento para tí de reconocer que tienes un problema y que definitivamente ya no puedes controlar tu consumo de enervantes. Es bastante obvio que has tocado fondo y necesitas ayuda profesional urgente, pues tus escritos reflejan una pérdida total de contacto con la realidad. Ojalá rectifiques cuanto antes. Sabes que cuentas con mi apoyo para lo que necesites.

Abrazo,
Kgm

P. D. Tengo insmonio, no sé qué me pasa. Creo que el que necesita ayuda es otro jejeje.

Alan Alejandro Martínez Cárdenas said...

Lo único que puedo decir es: "Basta idealismo y a emprender acciones"... va por tí va por mi va por todos...

Sí algo me da ánimos en este planeta es tener a alguién tan parecido a mí, que cuenta con una gran esposa y un maravilloso hijo; sin duda eso me hace pensar que de alguna manera encontraré mi statu quo de felicidad... Gracias por tantas cosas...

T.Q.

Anonymous said...

Qué onda papá,

La proximidad del retorno a casa me hace desesperar... ojalá ya estuviera allá.

En días pasados fui con unos gringos a un restaurant que se llama "Nuevo León"... buenísimo! Desde la botana (frijolitos con chorizo y quesadillas), pasando por el plato fuerte (bisteck ranchero para mí), acompañado de sus respectivas tecates y rematando con el postre (pastel de tres leches y flan, acompañados con agua de horchata). Acabé reventando! me sentí muy feliz :)

Ando en chinga estudiando para los finales, leyendo en estos días lo que debí haber leído durante el trimestre. Estoy muy contento que ya terminaron las clases... Public fue un infierno, Bruce D Meyer es la persona más aburrida que he conocido; Oster es dinámica, pero desde mi muy humilde punto de vista, no tiene nada que hacer en Chicago; Murphy, un genio como siempre... desafortunadamente Oster le quitó tiempo; Heckman... Heckman tiene demasiado conocimiento y energía para llevarle el ritmo. Estoy seguro que su curso de Labor el próximo trimestre va a ser muy bueno, pero súper cargado de trabajo... ya anunció que quiere dar clases 3 veces por semana!

Vé preparando el asador, la sartén o el horno, dependiendo si quieres hacer carne, alitas o pizza... o podemos hacer las tres cosas!

Hasta pronto! Saludos a todos!

Abrazo,
Yo