Wednesday, 8 October 2008

Franceses en la Biblioteca

Merde

Hoy me vine a trabajar a la biblioteca para evitar distracciones. Resulta que la ultima hora he tenido que convivir con un grupo de franceses muy ruidosos, cuando el nivel de decibeles llego a un tope subjetivamente fijado por moi hice sonar el clásico shshshshshshshs, acto seguido un silencio de 20 segundos. Después el ruido empezó a subir de nivel nuevamente. Para aquellos que se quejan de la cultura del mexicano solo les quiero decir una cosa: los extranjeros son iguales pero menos fiesteros.

Puede ser que lo que origina este comportamiento "rebelde" sean las instituciones mexicanas (en este caso la biblioteca y sus empleados). Si las reglas no se hacen cumplir la gente las romperá sin importar el grupo étnico, el nivel de ingreso, el pedigrí o el diploma que se carguen. Ya he observado este tipo de situaciones en gente que comúnmente no se comporta de x o y forma, lo único que les hace falta es un pequeño estimulo para dejar salir al naco, al rebelde, al fresa, al nazi-fascista al cristiano o ateo, al gay o al machote, al nerd o ñoño, la perra o el juez que llevan dentro...

Tal vez ranchorrey no sea tan rancho como dicen, tal vez México no sea lo decepcionante que es porque no hay de que estar decepcionado relativo a otros lugares y personas (bajo las mismas circunstancias a otros les hubiera pasado lo mismo), tal vez el mexicano que orino en la flama del soldado desconocido sea como los europeos o gringos que defecan en las ruinas mayas en Chiapas, tal vez lo único que se necesita para que uno sea un nefasto es que nos sea permitido serlo, tal vez las instituciones son las que permiten que este tipo de cosas sucedan; pero no nos hagamos güeyes en última instancia nosotros formamos las instituciones, así que la responsabilidad cae en nosotros.

Por cierto los francesitos ya se callaron...

Adieu

1 comment:

Alan Alejandro Martínez Cárdenas said...

De universitario tuve el mismo problema, en la bilbioteca, salón, etc... El caso es que para mi si era muy molesto, y lo sigue siendo, y en efecto, no son los mexicanos, es todo el mundo inerte... Me agrado eso del mexicano que se orina en territorio extranjero, aunque a las cosas como estamos yo mismo defecaria en mi propio territorio... Otra cosa... Instituciones???, que es eso, en realidad existen???, vaya que yo no las veo en ningún lado... Y me quedaría perplejo si viera alguna por aquí, en verdad...